sábado, diciembre 04, 2010

Y QUE SUS HIJOS MUERAN PRONTO


















En esta vida habría que hacer 4 cosas: tener un hijo, escribir un libro, plantar un árbol y darle una paliza a un controlador aéreo. Porque lo que está pasando en España con el plante de los controladores es de coña.

Es increíble que unas personas que cobran una media de 300.000 € al año tengan algo que objetar o que protestar. Miles de ilusiones tiradas a la basura por unos hijos de puta que sólo quieren tener una cifra distinta en su cuenta bancaria. Vacaciones programadas, visita a familiares, viajes de negocios, viajes deportivos e incluso desplazarse a operarse se han ido a tomar por culo. Lo triste del tema es que si alguien agrede a esta gentuza les cae un paquete en cambio a ellos los sancionarán, como mucho, con algún mes de empleo y sueldo.

Y en este tipo de historias siempre hay listos que sacan tajada como el Barcelona que, a pesar de saber desde ayer que era difícil coger un avión, han insistido en ello y no se van a presentar a jugar contra Osasuna esta tarde a las 20:00. La Federación, por supuesto, se ha puesto del lado culé y les ha cambiado el partido para mañana a las 17:00 en lugar de darles el choque por perdido. ¡Qué verguenza de país!

No hay comentarios: