martes, octubre 26, 2010

PARA NO VER EL FINAL



















ESPAÑOLES... EL PULPO PAUL HA MUERTO.


DESCANSA EN PAZ AMIGO, FORMAS PARTE YA DE LA HISTORIA DE ESTE PAÍS COMÚNMENTE LLAMADO ESPAÑA.

martes, octubre 19, 2010

23 + 9




















Siempre que se acerca mi cumpleaños pienso en que este año va a ser diferente y que haré una gran fiesta como hace la mayoría de la gente. Pero cuando se acerca la fecha bien por falta de euros o bien por falta de ganas nunca hago nada especial. Y este año no iba a ser menos. El caso es que sino tuviese que trabajar hay un planazo que es el concierto de Miguel Costas en el Mardi Gras y luego salir por ahí pero la obligación es lo primero y debo estar en el bar.

Y cuando la noche me encima como hoy, siempre suelo hacer repaso de mi existencia.

32 años...¡cómo pasa el tiempo cojones!. No voy a decir lo típico de "hace poco tenía 18" pero sí diré que parece que fue antes de ayer cuando me independicé y ya han pasado más de 10 años.

32 años...y he pasado de dormir con un osito de Mimosín a dormir con un chihuahua fornica-cocodrilos...no he avanzado mucho la verdad.

32 años...y sigo soltero (y sin compromiso). No me ha ido mal en este tiempo en cuanto a mujeres. Las ha habido de todos los géneros y circunstancias. El "problema" es que yo contaba con estar a los 30 casado y con algún hijo y la cuenta ya me va con dos años de retraso. Cierto es que hubo alguna candidata muy seria pero las circunstancias y el hacerme sentir a día de hoy como un apestado aún sin saber muy bien la razón hacen que casi 4 años aguantándonos no valgan, al menos para ella, nada de nada. Y hubiésemos sido felices, no tengo ni la más mínima duda.

32 años...y sigo manteniendo los mismos amigos que hace 15 años de lo cual estoy muy orgulloso. Poca gente puede presumir de esto.

32 años...y sigo sufriendo como un pajarito con mi Madrid, con mi Celta y, ahora muchísimo menos, con mi selección española. Siempre he tenido la impresión de que el día que me toque dejar este mundo será por un ataque al corazón relacionado con el deporte.

32 años...y sigo siendo el mismo chavalito adaptable que puede estar sin hacer el ridículo en un botellón o puede salir con gente de 35 años en adelante sin que se note que soy el pequeño de la pandilla.

32 años...y sigo cabreándome porque noto que para mucha gente de mi entorno todo lo que yo hago está infravalorado (lo bueno, se entiende). Y no, no es ir de sobrado pero hay determinadas cosas en las que soy el número 1 y me jode que no me lo reconozcan. A título póstumo no me vale...

32 años...tan joven y tan viejo...Like a Rolling Stone.