martes, enero 29, 2008

ESTE POBRE PECADO ABANDONADO





Seré breve. Si en el momento de leer este post tienes dudas sobre si votar a la rojería o a la derecha en las próximas elecciones generales, sólo te recomiendo que mires sus promesas electorales:

El Partido Popular ofrece 400.000 nuevas plazas en guarderías que, tal y como está el patio, van a venir muy bien para que madres como las que yo tengo de clientas puedan garantizar que sus hijos estén cuidados mientras ellas hacen las labores de la casa o trabajan.

El PSOE ofrece 400 € a devolver cada vez que hagamos la declaración de Hacienda. No sé (ni quiero saberlo) de dónde sacará el dinero pero lo que está claro es que mi voto vale mucho más de 400 €.

Yo es la diferencia que veo: unos ofrecen un servicio y otros intentan comprarnos. Tú decides.

miércoles, enero 09, 2008

LA REVOLUCIÓN SEXUAL






Cabreado empecé el 2008. No por la fiesta del Desmadre... que salió a pedir de boca sino por las campanadas que, un año más, tuve que ver en una cadena ajena a mi voluntad.

Ya he comentado varias veces en este espacio que para mí la noche de fin de año es mágica, especial y sagrada. No creo que haya un día en el calendario ni siquiera parecido y trato de vivir cada nochevieja a tope. Y eso incluye las uvas. Las uvas han de ser pausadas, con nervios y con la cena reposada desde las 23:30. Todo lo que no sea esto ya me incomoda.

Llevo dos nocheviejas yendo a casa de una amiga en donde se cumple todo lo que he descrito antes excepto lo de la cena reposada y lo de la cadena de televisión. Podéis llamarme antiguo pero si me dan a escoger a Ramón García y al soplapollas de la cadena de la rojería con sus dos estúpidas hormigas pues no hay color. Eso fue el año pasado. Este año tocaba verlas en La Sexta (cadena que me encanta) con Patricia Conde y Ángel Martín [Sé lo que hicisteis...] así que la cosa pintaba bien. Ya cuando a las 23:40 seguían echando vídeos repetidos de su programa empecé a mosquearme. Sé perfectamente la diferencia entre un cuarto y una campanada pero me gusta que me lo repitan año tras año. Forma parte de la química de la noche. Dieron las 23:50 y los imbéciles que seguían poniendo vídeos. Las 23:55 y que no conectaban. Llegado a este punto, sólo mi inacabable diplomacia me salvó de terminar el año soltando una ristra de pecados que se hubiesen echado a temblar hasta las pirámides de Egipto. Y cuando faltaba minuto y medio para la hora mágica por fin se dignaron a conectar...¡con la Warner! y dar unas de las peores campanadas (Marisa Naranjo mediante) que he presenciado en mi vida.

La cosa no quedó ahí. Resulta que esta misma semana en su programa diario se han regozijado de haber conectado a ultimísima hora y de haberlas dado ¡en diferido!. Pensé que rompía el televisor. Panda de hijos de puta. Lo más bochornoso del asunto llegó cuando pusieron un vídeo comparativo de todas las cadenas y con pena comprobé como encima de ser mal y en diferido, acabaron cuando en las otras televisiones iban por la 3ª uva. Realmente para mazarlos a ostias.

Así que si eres una de las personas que decidiste ver las uvas en La Sexta:

a) Fueron en diferido (!)
b) Fueron en diferido y en la Warner (!!)
c) Fueron en diferido, en la Warner y con mucha más antelación que el resto (!!!)

Como buen Libra soy rencoroso y prometo vengarme le año que viene creando algún tipo de foro para que no tengan a nadie de audiencia (otra cosa es que lo consiga) .

PD. Viva TVE aunque la paguemos todos.