martes, enero 12, 2016

CRÍTICAS TRASNOCHADAS DE DISCOS DE ANTAÑO (I)

En mi bar a menudo suelo poner temas de Un pingüino en mi ascensor. Nunca ha sido un grupo que haya seguido en exceso pero un día me decidí a escuchar su disco en directo "Pingüimatic" publicado en 1999. Y me llevé una grata sorpresa. Os desgrano los temas uno a uno:

1- Tú me induces al mal

El disco ya desde los primeros compases tiene tintes graciosos. Por los aplausos se puede intuir que ha sido grabado ante no más de 75/100 personas (y creo que exagero) en una sala pequeñita. Y tiene su gracia.

El tema que lo abre es un clásico del noise-pop. Yo no la conocía pero tiene el ritmo y las rimas típicas de la banda. Mola que el público la grita como si fuese el "We are the champions".

Le doy un 6´5.

2- El ama de casa estafada por la publicidad

Tema vacilón que, la verdad, no me convenció demasiado. Se nota que es de relleno y por eso la cantan al principio.

Le doy un 5.

3- Arquelogía en mi jardín

Primer temazo del disco. Canción alegre que desata la euforia del personal. En disco de estudio es de las que más molan pero en directo gana mucho.

Le doy un 8.

4- Atrapados en el ascensor

Para mí, el gran éxito verdadero de la banda. Creo que hubiese quedado mejor más adelante en la grabación porque los alaridos del personal coreando frases como "en esta violación" le dan un toque bizarro que pone la piel de gallina.

Le doy un 9.

5- En la variedad está la diversión

Creo que es de las canciones más divertidas y originales que he escuchado nunca. Frases como "organicé una orgía en la selva de Paraguay y hasta corrompí menores me acosté con un bonsai" deben de estar en el olimpo de frases ingeniosas de la historia del pop español.

Le doy un 8´5.

6- El salchichón

Versión de un tema de Nino Ferrer que, bajo mi punto de vista, vuelve a ser una canción de relleno. Tiene su aquel pero no llega a gustarme del todo.

Le doy un 4.

7- C.A.M.P.

Homenaje a una de las caras televisivas ochenteras más conocidas. Tiene ritmo y es pegadiza. Mola. Además creo que está muy bien situada para revivir a las masas con respecto a la canción anterior.

Le doy un 7.

8- La vaca se ríe

De lo peor del disco. Se hace larga y tediosa. Todo para contar las aventuras de un tipo que se ha tomado drogas de diseño. Siento ser tan drástico pero es que me parece una mierda.

Le doy un 2.

9- Mi café

¡Ojo! No te fíes de la primera escucha si no la conoces previamente. A mí no me entró y, a base de escucharla veces, se convirtió en una de mis favoritas. Vuelven a hacerle un guiño a los anuncios ochenteros pero con gracia. Lo de "Hornimaaaaans el sabor de una taza de té" se te queda grabado a fuego y un día te sorprendes canturreándolo en la ducha.

Le doy un 8.

10- Juegas con mi corazón

El mejor tema del disco de largo. No por la letra, por la melodía o por el mensaje sino por como la canta el público. Mola muuuuuuuuucho de principio a fin. Mola tanto que hasta jode un poco que la historia de "amor" que cuenta Moro sea una chirigota. Por eso creo que tiene mucho mérito que sea la que más me guste.

Le doy un 10.

11- He-man y Barbie

Surrealista y divertidísima historia de amor entre dos de los iconos infantiles más conocidos de los 80. La verdad que si tienes más de 35 años, el disco tiene guiños melancólicos que te hacen pensar en lo mucho que molaba la vida antes y, de paso, te hace sentir viejo de cojones. Ese "te enseñaré lo que en la tele no se me ve" es sublime.

Le doy un 8´5.

12- El camión de la basura ilegal

No tiene nada pero el ritmillo al final te acaba enganchando y acabas canturreando un poco el estribillo.

Le doy un 6´5.

13- El club de tenis

Exactamente lo mismo que la anterior.

Le doy un 6´5.

14- El arzobispo Makarios (y su botella de Larios)

Bah, el título prometía mucho pero al final no me convence.

Le doy un 5.

15- Espiando a mi vecina

Otra canción mítica del grupo que supera a la versión de estudio. Los "eh eh eh eh eh" de la gente le dan un toque cojonudo para empezar. La verdad que mola bastante.

Le doy un 8.

16- El balneario

Sensación parecida a "Mi café": hasta que no la escuchas dos veces no acabas de engancharte. El estribillo es tan sublime que es imposible no haberse sentido alguna vez así.

Le doy un 8´5.

17- Pruebas de paternidad

Rimas muy predecibles y bastante repetitiva. Encima la ponen de penúltima. Tiene ritmo pero no supera la prueba.

Le doy un 4.

18- El sangriento final de Bobby Johnson

Termina el disco con este desfase de tema en el cual nos cuentan de una manera muy "pingüina" (esos acelerones, esas rimas con calzador) un drama de un niño al que los osos se zampan. Dura poco pero se te acaban quedando lo de "el presidente de la compañía de seguros llora desconsoladamente" y que "los pingüinos no dejan de llorar".

Le doy un 7.


Sumando todas las notas y dividiendo el resultado entre el número de cortes, me sale una nota de 6´7 que creo que refleja la intermitencia del disco. Se mezclan temas muy buenos con temas bastante soporíferos. Quizás he echado de menos algún tema como "Trabajando en la carretera" que lo conocía de aquel recopilatorio de finales de los 80 llamado El golfo. Subiría al 7 por los comentarios y chascarrillos entre canción y canción de José Luis y por ese público entregado que pasa de él y que corea "nosotras parimos, nosotras decidimos" o "farlopa, farlopa que estamos en Europa".

En definitiva, es un buen disco para pasar un buen rato. Lo recomiendo.