viernes, septiembre 26, 2008

QUE TENGAS SUERTECITA




Podría hacer 15 post contando mis vacaciones mejicanas pero sólo diré las cosas que se me han quedado grabadas en la retina para siempre:

Amabilidad

En mi vida me he sentido mejor al lado de gente desconocida. Los mejicanos son hospitalarios, alegres, respetuosos y muy amables. Pero todas estas características desde un punto de vista humilde y sin ningún tipo de interés oculto más que el de agradarte. Y lo dice una de las personas más desconfiadas que hay en la tierra.

Animación

Cuando desde la ignoracia y la lejanía te enteras que hay un grupo de animación, te imaginas que serán 4 soplapollas haciendo chorradas y que la gente no participa. Llegas allí y te das cuenta de que el único soplapollas que hay eres tú por haber pensado eso. Desde que amanece hasta que te acuestas tienes todo tipo de actividades interesantes para no tener que añorar nada de la vida que dejaste en el viejo continente.

Restauración

Da igual que seas especialito a la hora de comer. Te encuentras con todo tipo de comida variada y con un horario adaptable a los estómagos más exigentes: de 7 de la mañana a 2 de la madrugada. Ni que decir tiene que estaba todo riquísimo.

Superación

Me quedo con una imagen de superación de una chica española plagada de psoriasis que se ponía en bikini con toda naturalidad aún a sabiendas de que su enfermedad era visible. Con dos cojones que, en su caso, seguramente yo no tendría.

Aislamiento

Teniendo en cuenta que se me fastidió el reloj nada más llegar a tierras aztecas, mi aislamiento del mundo español fue total y, con ello, la relajación fue evidente. Apenas me enteré de 4 resultados de fútbol en 9 días de vacaciones y la verdad que merece la pena esa sensación de sentirte "ciudadano del mundo" sin preocupaciones cotidianas.



Por lo tanto le recomiendo a todo el mundo que se de una alegría una vez en la vida (que sólo se vive una vez) y que se vaya a la Riviera Maya a ponerse el mundo por montera y a descansar que creo que todos lo merecemos.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

No hay como salir de casa, para darse cuenta que existe otros mundos y otras formas de vivir la vida; que no todo el mundo es malo, egoísta,y demás calificativos, que la gente normalmente es abierta y ayuda a los demás de forma desinteresada,y que solo viajando se aprende a vivir y conocer de primera mano como está el mundo fuera de nuestras fronteras.
me alegra saber que tu viaje ha sido productivo.

Sintagma in Blue dijo...

Sí, es cierto. Yo estuve el año pasado en Oaxaca y la gente es educadísima. Te das cuenta de lo garrulos que somos aquí, nosotros que nos las damos de europeos.

MANDALAS POEMAS dijo...

Hola, que placentero es llegar a tu espacio. Una verdadera experiencia llena de buenas energias. Felicitaciones.

Te espero en el mio: www.mandalaspoemas.blogspot.com

Desde Barranquilla, esquina del Caribe colombiano, te envío un fuerte abrazo


Víctor

Carolina dijo...

me da mucho gusto que te hayas quedado con esa impresion de los mexicanos y te hayas divertido, lastima que no me toco verte y conocerte.
Espero que cuando vaya yo a España tambien me quede con esa idea de ustedes, que estoy segura que asi será. (algo a favor es mi obsesion con Bunbury)
te mando un abrazo, espero poder leerte mas seguido.
Carolina